Presentación de Economía de los Trabajadores

(originalmente publicado en http://autogestionrevista.com.ar/)

autogestionrev

“Todos los planetas del poder se alinearon: Donde antes había una disputa, ahora ya no la hay. El Poder Ejecutivo, el Legislativo y especialmente el Judicial, junto con el económico y el mediático, están yendo en conjunto hacia la misma dirección, y esa dirección es en contra de nosotros”. Así lo expresó Andrés Ruggeri, director de la revista Autogestión, cuyo segundo número fue presentado el pasado 31 de marzo en el Centro Cultural de la Cooperación.

La revista pone sobre la mesa los debates actuales del ámbito de la economía social y solidaria. El primer número fue publicado en enero pasado y su contenido se centró en la relación entre la autogestión, las empresas recuperadas y la economía cooperativa con el mercado. La nueva edición lleva como título La economía de los trabajadores y trata los conflictos presentes en Argentina, la ofensiva actual por parte del Estado, y la lógica que hoy circunda detrás de las políticas neoliberales, además de tener un fuerte componente internacional. Tal como lo remarcó el politólogo Darío Farcy, presidente de la cooperativa Proyecto Coopar, “a pesar de que la discusión estaba presente en muchos espacios, no existía una herramienta como esta revista, que les brindara a los cooperativistas un lugar de debate”.
Según Ruggeri, quien además de la revista dirige el programa Facultad Abierta (UBA), no sólo existe una ofensiva a través de los desalojos, sino además al evitarse las ocupaciones: “Desde el PRO hay una evidente lectura de que hay que anticipar -mediante intervenciones policiales preventivas- las medidas que se han ido construyendo como herramienta de lucha a lo largo de veinte años en materia de empresas recuperadas”, manifestó el intelectual.
En el acto de presentación se generó un debate acerca de la responsabilidad del movimiento cooperativo con respecto a aumentar el nivel de la comunicación y la difusión de lo que sucede en el sector. En este sentido, Federico Tonarelli, vicepresidente del hotel recuperado Bauen y presidente de Facta, expresó que para las empresas nacionales recuperadas este es un momento histórico y que si bien “significa un gran proceso de ruptura en cada uno de nosotros, el efecto no es automático. Se avanza, pero a la vez se retrocede. Estamos sembrando para que en algún momento la cosecha pueda ser realmente importante y que los 14 mil que somos hoy, podamos ser millones de laburantes”.
En el trabajo en relación de dependencia no hay ningún tipo de democracia. Hay verticalidad, hay orden, hay disciplina. Hay uno que manda y otro que obedece. Esa realidad está tan naturalizada que la mayoría de las veces los trabajadores ni se la cuestionan. En las empresas recuperadas esa discusión se termina dando de hecho. “Aún así hay trabajadores que siguen votando a un gobierno neoliberal. Es por eso que la discusión con los compañeros y la difusión de lo que hacemos es una parte importante del trabajo del sector”, expresó Ruggeri.
Es cierto que sector tiene la tarea obligada de hacer difusión permanente del trabajo que se está realizando, pero no hay que dejar de lado el triunfo que significa para el movimiento el hecho de que hoy haya grupos de trabajadores de empresas vaciadas por sus dueños que tomen la recuperación como primera opción. En este sentido, Tonarelli trajo a colación el caso de la textil El Globito, ubicada en La Paternal, que en este momento se encuentra en pleno proceso de ocupación por parte de sus más de veinte trabajadores, y que ejemplifica el actual modelo de vaciamiento empresarial por parte del gobierno.
El vicepresidente del Bauen también manifestó que “sería interesante que la disputa política en relación a ganar espacio como trabajadores autogestivos sea tal que podamos participar de los lugares en los que estamos vedados”. De todos modos, el movimiento no parece encontrarse tan lejos de su objetivo: el pasado 14 de marzo La Nación le dedicó exclusivamente una editorial al hotel recuperado. A pesar del golpe que representa que el diario se haya referido a sus trabajadores como ocupantes ilegales, también significa un avance el hecho de que una recuperada haya tenido tal injerencia en la agenda editorial de dicho medio. “Hemos producido un surco y hay un rumbo en el que tenemos que trabajar”, manifestó Tonarelli.
Los 130 trabajadores del Bauen tienen fecha de desalojo para el 19 de abril. La cooperativa reafirmó una vez más su convicción de no disolverse y de no dejar el hotel, por lo que, según Tonarelli, hasta esa fecha estarán trabajando normalmente. “Si esta gente piensa que nos tenemos que ir, tendrán que venir a por nosotros”, expresó.
El pasado 22 de marzo los compañeros del hotel hicieron una jornada frente al Congreso con una radio abierta, solicitando a los legisladores que una nueva aprobación del proyecto de ley vetado por el Poder Ejecutivo. Una mayoría especial de dos tercios que la apruebe dejaría el veto sin efecto. De no haber modificaciones hasta la fecha de desalojo, celebrarán un acto de vigilia entre el 19 y el 20 de abril. “Sostener una situación de este tipo requiere un gran esfuerzo para nosotros y nos pone a prueba como movimiento”, manifestó el vicepresidente del hotel recuperado. Además están organizando una cena solidaria para el 11 de abril, a la que Tonarelli invitó abiertamente a la comunidad.
“Hay que hacer desistir a aquellos que piensan que el hotel puede disolverse como lo hicieron con el comedor en Lanús”, concluyó Tonarelli, refiriéndose al acto de represión del pasado 30 de marzo en el merendero “Cartoneritos”. El Secretario de Seguridad del municipio, responsable de la represión, es Diego Kravetz, un abogado que hizo su carrera a partir de la recuperación de empresas por los trabajadores. La manera en la que el actualmente funcionario se ha manejado legalmente en su recorrido da lugar a discusión. “El caso de Kravetz significa una parábola lamentable. Pero hay que tener en cuenta que muchas veces dentro de los movimientos populares aparecen estos oportunistas con los que hay que tener bastante cuidado”, manifestó el director de la revista.
En el nuevo número de Autogestión también se hace un análisis de los modelos institucionales existentes y del poderío del capitalismo, que a través de las herramientas que se generan hacia su interior, apunta a aplastar a los procesos populares, acabar con la distribución de la riqueza y destruir el trabajo. Tal como lo expresó el politólogo Darío Farcy, lo que está poniéndose en duda no es si nuestros gobiernos son neoliberales o progresistas, sino hacia dónde se aproxima el capitalismo. La crisis es civilizatoria y de ella va a nacer un nuevo sistema político y económico. En este sentido, es importante debatir cuál es el proyecto de sociedad que quieren y al que apuntan los argentinos. Desde luego que “eso no implica que el plan que tienen las elites sea el mejor a seguir. Es por eso que la discusión programática, estratégica y de proyecto de sociedad tiene que estar sobre la mesa cada día que enfrentamos un desalojo o una recuperación”, expresó el presidente de Coopar.
Por otra parte, en este número de la revista la abogada Gisela Bustos, representante y asociada de la cooperativa 19 de Diciembre, habló sobre el rol de la mujer en el interior de la economía de los trabajadores. “Es un tema sobre el que nos debíamos avanzar profundamente. La urgencia siempre tapó los debates más estratégicos, pero si no abordamos esas cuestiones, lo que queremos construir no va a tener ni un presente ni un futuro”, expresó Bustos en la presentación. La cooperativa de la cual forma parte va por la tercera ley de expropiación y está a la espera de una nueva prórroga. “La lucha es ardua, pero lo importante es que sigamos adelante y que encuentros como este nos fortalezcan”, manifestó la abogada. Además remarcó que la revista Autogestión es una herramienta fundamental para esta etapa en la que la lucha está planteada a la orden del día, tanto para el movimiento autogestionado, las empresas recuperadas y la economía solidaria, como también para el conjunto de trabajadores en general, que ven peligrar todos los días sus fuentes laborales.
También participaron del evento los compañeros de la cooperativa de trabajo Laboratorio Proin, ubicada en la localidad de San Martín, que están tomando la fábrica desde el pasado 7 de octubre. Actualmente están en la pelea por la renovación de las leyes de expropiación, que en Provincia de Buenos Aires están siendo vetadas una a una. “En la mayoría de los casos de empresas recuperadas, los trabajadores que toman sus espacios laborales no son la vanguardia consciente del proletariado. Se trata de laburantes a los que les toca vivir la situación de que el patrón los deja en la calle y al respecto deciden hacer algo que generalmente no se hace. De esa manera, quizás sin pensarlo, atacan a la base del sistema en lo más profundo: A la propiedad privada y a la sumisión al dueño de capital”, expresó Ruggeri.
La situación de la fábrica recuperada Acoplados del Oeste, en la localidad de Merlo, también es delicada. Su expropiación fue aprobada en la provincia por unanimidad, pero, como es costumbre del macrismo, la ley fue vetada por la gobernadora María Eugenia Vidal. Los compañeros cooperativistas fueron invitados a formar parte del panel, pero no pudieron asistir ya que les había llegado el rumor de que los dueños, custodiados por la policía y con la complicidad del sindicato SMATA, la reactivarían la fábrica con nuevo personal. Fue por eso que decidieron permanecer en asamblea en frente de la fábrica, en plena lucha en defensa de sus puestos laborales. En este sentido, el vicepresidente del hotel Bauen manifestó: “Defendiendo el derecho al trabajo, ponemos en tensión el derecho más sagrado del capitalismo: el derecho de propiedad, al que nosotros enfrenamos absolutamente de frente”.
La lucha que existe alrededor de la autogestión y la economía social no encuentra solos a los argentinos. En países vecinos como Chile, Uruguay, Brasil y Venezuela, el movimiento cooperativista se está planteando las mismas problemáticas. Argentina es la capital internacional de las empresas recuperadas. El movimiento asociativo y la idea de la autogestión tienen en el país una historia de más de un siglo y medio. En ese sentido, Ruggeri expresó que “desde el ámbito internacional hay muchas expectativas sobre la experiencia argentina en materia de recuperadas. El intercambio es muy incipiente, pero existe y tiene mucho futuro”. En este sentido, el comité editor de la revista tomó como referencia los últimos tres Encuentros regionales de Economía de los Trabajadores, que se hicieron entre octubre y noviembre del año pasado en Uruguay, en México y en Grecia.
La construcción de Autogestión es colectiva. Sus creadores intentan mantener la producción dentro del circuito de cooperativas: La visión periodística está en manos del Proyecto Coopar; se imprime en la cooperativa Campichuelo; el diseño gráfico es de la cooperativa Wow, y tal como explicó Ruggeri, “toda la publicidad que tiene es de cooperativas y empresas recuperadas, lo cual significa un voto de confianza por parte de los compañeros del sector que deciden que haya un medio en el que se condense esta información”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s